LECCIONES
RECURSOS

4.2. Fisiología de la piel

La piel, como órgano exterior que cubre todo el cuerpo, desempeña las siguientes funciones:

  • Protección: protege los tejidos subyacentes al formar una delgada cubierta que constituye una frontera y la primera barrera defensiva.

Asimismo, evita la pérdida excesiva de agua.

El aumento del pigmento cutáneo (melanina) protege frente a las radiaciones solares. Además de la piel, el pelo y las uñas también contribuyen a la protección.

  • Regulación térmica: la adaptación del organismo, tanto a las fluctuaciones de la temperatura ambiental como a las suyas propias, se realiza mediante la regulación de la temperatura en la superficie corporal. Contribuyen en este proceso:
    • Los vasos sanguíneos, dilatándose (vasodilatación) para perder calor cuando la temperatura del exterior es alta y contrayéndose (vasoconstricción) frente al frío, evitando la pérdida de calor.
    • Las glándulas sudoríparas, intensificando la producción de sudor cuando aumenta la temperatura corporal, para ceder calor.
    • El tejido adiposo de la hipodermis, que funciona como aislante térmico.
    • La piel con la piloerección en ambientes fríos, disminuyendo su superficie y, con ello, la pérdida de calor.
  • Secreción: de sudora través de las glándulas sudoríparas, contribuyendo a la regulación térmica; y de sebo por las glándulas sebáceas, con cualidades antifúngicas y antibacterianas que, además, lubrican el pelo aportándole flexibilidad.
  • Absorción: la piel no es totalmente impermeable. Hay sustancias liposolubles que pueden atravesarla, por eso se utiliza como vía de administración (tópica) de medicamentos (aceites, cremas, etc.).
  • Recepción: la piel contiene receptores nerviosos que reciben y transmiten hasta el cerebro sensaciones de dolor, temperatura, contacto y presión, y por ello es un importante medio de comunicación con el exterior.
  • Síntesis: la epidermis e hipodermis sintetizan melanina, queratina, caroteno y vitamina D a partir de la luz ultravioleta.
  • Excreción: elimina desechos a través del sudor.