LECCIONES
RECURSOS

4.3. Patología más frecuente

Los signos físicos cutáneos que aparecen sobre la piel se observan mediante inspección visual y palpación. Estos signos, junto con los síntomas referidos por el paciente, permiten al médico llegar a un diagnóstico, ayudándose, en ocasiones, de otros medios o pruebas específicas.

4.3.A Lesiones fundamentales de la piel

Se clasifican en primarias (Figura 4.3), que son iniciales y características de la enfermedad, y secundarias (Figura 4.4), que son modificaciones de las primarias.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1-22.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 2-20.jpg

Lesiones primarias

Alteraciones en la coloraciónMácula eritematosa: mancha rojiza, de origen vascular. Cuando aparecen
simultáneamente varias máculas se habla de exantema, como en el sarampión y la escarlatina. Desaparecen con la vitropresión.
Mácula purpúrea: extravasación de sangre que produce manchas rojas puntiformes (petequias), lineales (víbices) o en sábana (equimosis). No desaparecen con la vitropresión.
Telangiectasia: mácula radiada de color rojizo, conocida como «araña vascular». Se produce por la dilatación de un grupo de capilares sanguíneos superficiales.
Mácula pigmentaria hipercrómica: se produce por depósito excesivo de melanina debido a exposición solar, quemaduras, etc. En este grupo se incluyen las pecas y los lunares planos.
Mácula pigmentaria hipocrómica o acrómica: se produce por una disminución o ausencia de melanina en zonas de la piel bien definidas. Es característica del vitíligo.
Lesiones sólidasPápula: lesión circunscrita y elevada sobre la superficie cutánea, de color variable y diámetro inferior a 1 cm.
Roncha o habón: lesión firme y ligeramente protuberante, de forma y tamaño variables, rodeada por edema y, a menudo, pruriginosa. Nódulo: lesión protuberante de 1 a 2 cm de diámetro. Afecta a la dermis y la hipodermis. Tumor: masa sólida, no inflamatoria y protuberante, que tiene tendencia a crecer y es mayor que el nódulo.
Lesiones de contenido líquidoVesícula: es una elevación de la epidermis, de pared delgada, que contiene un líquido transparente, seroso o hemorrágico.
Ampolla: lesión semejante a la vesícula, pero de mayor tamaño (diámetro mayor de 0,5 cm).
Pústula: es semejante a la vesícula pero de color parduzco o amarillento. Su contenido es purulento.

Tabla 4.4. Lesiones primarias de la piel.

Lesiones secundarias

EscamaFragmento de la epidermis con células queratinizadas que se desprende de la dermis en pequeñas láminas blanquecinas o grisáceas.
CostraCondensación solidificada a partir de suero, sangre o pus que se forma en la superficie de la piel. Es de consistencia, tamaño y color variables.
FisuraHendidura lineal o grieta de la epidermis y la dermis.
Erosión o excoriaciónPérdida de sustancia que afecta a la epidermis y que cura sin dejar cicatriz. Se
produce frecuentemente por el rascado.
CicatrizNeoformación de tejido que repara una pérdida de sustancia.
ÚlceraExcavación de la piel debida a la pérdida de sustancia por destrucción de la epidermis, la dermis y, en ocasiones,
la hipodermis.

Tabla 4.5. Lesiones secundarias de la piel.

4.3.B Enfermedades más frecuentes

Algunas de las enfermedades de la piel más frecuentes, clasificadas por su etiología o por las estructuras que la afectan, son las siguientes:

Infecciones de la piel

  • Bacterianas:
    • Foliculitis: infección de los folículos pilosos de la barba y las piernas que se manifiesta por la aparición de una pápula o nódulo a su alrededor. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.
    • Forúnculo: infección aguda de uno o más folículos pilosos. Aparece preferentemente en zonas sometidas a presión, fricción o sudoración abundante (como nuca, axilas o glúteos). Cursa con la aparición de un nódulo inicial que se transforma en pústula con exudado purulento. La reunión de varios forúnculos se denomina ántrax.
  • Víricas:
    • Herpes simple: infección que se localiza generalmente en los labios y la boca. Se caracteriza por la aparición de eritema y vesículas que se acompaña de escozor y sensación de quemazón.
    • Herpes zóster o zona: se cree que aparece por activación del virus de la varicela en situaciones de debilidad inmunitaria, lo que hace que se desplace por los nervios periféricos de la piel dando lugar a eritema, dolor muy intenso en el recorrido del nervio y exantema. A veces se afectan los pares craneales, produciendo además sordera, mareo, parálisis facial y otros síntomas.
  • Micóticas (hongos):
    • Tiña del pie o pie de atleta: infección superficial que afecta sobre todo a personas que suelen estar descalzas (piscinas, playas y deportistas). Cursa con la aparición de vesículas en la planta del pie y pliegues interdigitales, descamación y agrietamiento. Puede incluso afectar a las uñas.
    • Candidiasis mucocutánea: infección producida por Candida albicans. Según donde se localice la infección, existen diferentes formas clínicas (vulvovaginitis candidiásica, candidiasis bucal o muguet, estomatitis angular, boqueras o rágades, etc.).
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 3-13.jpg

Infestaciones o parasitosis cutáneas

  • Pediculosis. Infestación producida por piojos (ectoparásitos), que puede aparecer a cualquier edad y localizarse en la cabeza (liendres), el cuerpo (parásito en la costura de la ropa) y el pubis (ladillas). Produce prurito y lesiones erosivas en la piel como consecuencia del rascado, que pueden llegar a infectarse. Se aprecian también pequeñas manchas hemorrágicas como consecuencia de la picadura del insecto. Puede contagiarse por contacto directo con personas infectadas o, indirectamente, por ropa u objetos. Se da con bastante frecuencia en los niños que van a guarderías o colegios.
  • Sarna o escabiosis. Producida por un ácaro que excava un túnel en la epidermis, donde va depositando sus huevos. Un signo característico es el aumento del prurito por la noche y las erosiones producidas por el rascado.

Otros trastornos de distinta etiología

  • Dermatitis por contacto (eccema). Es una reacción inflamatoria de la piel frente a irritantes (detergentes, disolventes), compuestos metálicos, cosméticos, plantas, etc. Se manifiesta en las zonas en que el agente contacta con la piel. Inicialmente aparece un eritema acompañado de prurito o quemazón y, posteriormente, edema, pápulas y vesículas. Con la evolución aparecen costras y descamación.
  • Psoriasis. Es una enfermedad muy frecuente, de curso crónico, que evoluciona en forma de brotes. En ella influyen factores desencadenantes como cambios hormonales, cambios estacionales, infecciones, etc., agravándose con el estrés.
    Su etiología parece estar relacionada con la constitución genética. Las lesiones aparecen fundamentalmente en cuero cabelludo, codos y rodillas. Tienen el aspecto de placas rojizas, cubiertas de escamas.
  • Tumores cutáneos. Se forman por el crecimiento anormal de los componentes estructurales de la piel.
     Teniendo en cuenta su pronóstico, pueden ser benignos o malignos.
    • Benignos:
    • Verrugas: son tumores epiteliales causados por un virus. Se dan con mayor frecuencia en los niños. Suelen aparecer alrededor de las uñas de los pies y las manos, en codos, rodillas, cara, cuero cabelludo y planta del pie.
    • Angiomas: se originan por hiperplasia de los vasos sanguíneos o linfáticos. Suelen ser congénitos. Se les conoce vulgarmente como «antojos» y se manifiestan por manchas rojo­vinosas o azuladas.
    • Nevus pigmentados o lunares: son máculas, pápulas o nódulos pigmentados compuestos de acúmulos de melanocitos. Pueden tener distintos tamaños y hacer o no protuberancias sobre la piel.
    • Malignos:
    • Carcinomas: los de células basales (epitelioma basocelular) suponen el 70-­80 % de los cánceres de piel no melanomatosos y los de células escamosas (epitelioma espinocelular) suponen el 20 %.
    • Melanomas: aparecen en formas y tamaños diferentes, y son variables su poder invasivo y la capacidad de producir metástasis. El pronóstico empeora a medida que progresa la lesión en profundidad y extensión.

La población blanca de piel clara, ojos azules y pelo rubio o pelirrojo, que se quema rápidamente al tomar el sol, presenta un riesgo mayor de desarrollar estos tumores.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 4-12.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 5-10.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 6-7.jpg

4.3.C Lesiones del pelo y de las uñas

Pelo

  • Alopecia. Es la disminución o pérdida del cabello. Suele ser gradual y presentarse de forma difusa o en placas. Tiene relación con la edad, con el uso de algunos fármacos (antineoplásicos), con la radioterapia, con trastornos endocrinos, psicológicos, infecciones, etc.
  • Hipertricosis. Es el aumento del número de pelos de forma localizada o generalizada, que se produce en áreas generalmente no vellosas. En la mujer se llama hirsutismo.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 8-4.jpg

Uñas

  • Onicólisis. Fragilidad y destrucción de las uñas por procesos tóxicos o infecciosos.
  • Uña encarnada. Crecimiento de la uña que invade el tejido blando, produciendo dolor y enrojecimiento.
  • Paroniquia o panadizo. Es la inflamación de los tejidos que rodean a las uñas. Tiene un origen infeccioso.
  • Onicomicosis. Es la invasión micótica (por hongos) de las estructuras queratinizadas de las uñas.