fbpx

Javier de Castro: “Falta información, formación y concienciación sobre los beneficios del ejercicio físico para los pacientes de cáncer”

El director del II Simposio de Ejercicio & Cáncer + Alimentación de Educa-Med en colaboración con Bristol Myers Squibb, asegura que la actividad física es una “herramienta fundamental” en las terapias oncológicas
El doctor Javier de Castro, director del II Simposio de Ejercicio & Cáncer + Alimentación

El II Simposio de Ejercicio & Cáncer + Alimentación reúne el próximo 12 de noviembre a diferentes especialistas como oncólogos, investigadores, preparadores físicos, fisioterapeutas, especialistas nutrición y cirujanos para debatir sobre la importancia del ejercicio físico y una alimentación controlada en el tratamiento de los pacientes con cáncer. El doctor Javier de Castro, jefe de sección de Oncología Médica en el Hospital Universitario La Paz y director del evento, asegura en esta entrevista que sigue siendo necesaria una labor de concienciación para difundir entre los profesionales y los pacientes oncológicos los beneficios de la actividad física y de una dieta sana.

PREGUNTA.— Es ya la segunda edición del simposio. ¿Cómo valora esta iniciativa de Educa-Med en colaboración con Bristol Myers Squibb y cuál es a su juicio su principal aportación?

RESPUESTA.— La contribución fundamental de este simposio es avanzar y concienciar a la oncología sobre la importancia de incorporar el ejercicio físico al tratamiento del paciente de cáncer. Hace años era un aspecto que no se cuidaba porque se les consideraba unos pacientes muy frágiles. Sin embargo, ahora todos los datos científicos, y los que aportan los propios convalecientes, en cuanto a la mejora de su estado de salud y también la mejora de supervivencia que estamos consiguiendo con los nuevos tratamientos del cáncer, ha llevado a que el ejercicio físico se convierta en una herramienta muy importante. Tanto para la terapia oncológica como para superar de una forma mucho más saludable los distintos tratamientos y la propia enfermedad en sí, desde el punto de vista físico y psicológico y relacional. Todo ello pensando, como ya he dicho, en el hecho de que estamos teniendo una mayor supervivencia, porque cada vez se curan más pacientes y ellos no deberían tener que pagar un gran peaje en relación con los tratamientos o la misma enfermedad. Por eso me parecen importantes simposios como este.

P.— ¿Cuáles son los puntos fundamentales que se tratarán en esta segunda edición del simposio?

R.— Hay dos aspectos básicos: Por un lado, necesitamos seguir realizando una labor de concienciación y de información porque, aunque esto sea una evidencia, no está totalmente difundido dentro de la comunidad oncológica. Por otro, a medida que vamos avanzando precisamos de nuevas herramientas y estrategias para implementar los programas de ejercicio, no sólo en tumores que ya se habían incorporado en estos programas como pudiera ser el cáncer de mama, sino incluso para pacientes con enfermedad metastásica o diferentes tumores tan complicados, en teoría, para el desarrollo de ejercicio físico como puede ser el cáncer de pulmón, que es el que yo veo habitualmente.

P.— ¿Qué opinión le merece la selección de los ponentes?

R.— Se han reunido una serie de ponentes de primer nivel desde el punto de vista de la oncología y también en relación con aspectos psicológicos y de desarrollo del ejercicio físico. Creo que es importante porque, como casi todo en la oncología, esto debe ser también una acción multidisciplinar. Sólo con el tratamiento y el esfuerzo conjunto de los especialistas que dominan este campo será posible ofrecer las mejores opciones a nuestros pacientes.

P.— ¿Le parece que la combinación de ponencias y mesas redondas es un formato ideal para informar y extraer conclusiones?

R.— Sí, porque lo que necesitamos es un aprendizaje muy dinámico y muy práctico. Algo que las personas que asistan al simposio puedan después incorporar en un corto intervalo de tiempo a su práctica habitual. De otro modo nos quedaríamos sólo en una declaración de intenciones, en teorías, y no bajaríamos a aspectos más importantes y prácticos. Por eso creo que es fundamental que la persona que vaya a dedicar una jornada festiva, porque es un sábado, a esta actividad, invierta ese valioso tiempo de descanso en algo que pueda merecer la pena.

P.— ¿Todos los tipos de cáncer se pueden beneficiar por igual de la práctica del ejercicio?

R.— El ejercicio antes sólo se planteaba para pacientes a los que potencialmente se consideraba los ‘mejores’ candidatos, es decir, los que iban a sobrevivir o se iban a curar. Ahora se está descubriendo que para aquellos incluso con enfermedad metastásica avanzada el ejercicio es claramente beneficioso a todos los niveles, ya sea para afrontar el tratamiento y la enfermedad o como preparación para el futuro, una vez el cáncer esté controlado o superado.

P.— ¿Es necesario que el ejercicio sea regular e intenso?

R.— Las rutinas de ejercicio son necesarias. Hay que mantener un cierto hábito y un cierto rigor en su realización, porque así es como se logrará un mayor beneficio. Además, y esto es así con todas las personas pero más incluso con los pacientes oncológicos, los temas nutricionales y de peso son muy importantes. El sobrepeso no es bueno para quienes padecen un cáncer pero también se tiene que cuidar especialmente la pérdida de masa muscular o mineral ósea, que puede ser mucho más severa y acelerada en pacientes con cáncer y sometidos a diferentes tratamientos de quimioterapia, inmunoterapia u hormonoterapia. Es importante mantener unos hábitos, que no tiene por qué ser una obligación, ya que la persona tiene que estar cómoda. Otros aspectos clave del ejercicio son el psicológico y el social: que el paciente se encuentre bien consigo mismo, que se sienta lo menos enfermo posible, que haga una actividad de cara al futuro y socialice. Porque el ejercicio se puede realizar de forma individual pero cada vez están surgiendo más talleres, centros, gimnasios o grupos de pacientes, y este aspecto de socialización, de encontrar a otras personas en tu misma situación que te pueden ayudar, es importante.

P.— ¿Cuál es el principal reto a la hora de ‘motivar’ a estos pacientes?

R.— Se trata de pensar en que la vida no acaba cuando eres diagnosticado de cáncer o cuando empiezas un tratamiento duro, largo y con efectos secundarios a corto plazo. También hay que tener en cuenta que pueden sufrir las secuelas a largo plazo, y ese aspecto es importante asimismo porque los pacientes deben saber que los profesionales sanitarios están trabajando en su cuidado, preocupándose por su situación actual pero también por lo que puede venir al cabo de los años. Muchas veces decimos que los grandes olvidados son los supervivientes de cáncer. Todo el mundo piensa que han tenido la enorme suerte de superar la enfermedad, y sin embargo se encuentran con muchas secuelas debidas a los tratamientos y también a la pérdida de su actividad laboral, física y social. Con estos peajes que hay que pagar es importante que los pacientes vean que los profesionales sanitarios nos preocupan estos aspectos.

P.— ¿Cree que aún falta información entre los médicos y los pacientes sobre los beneficios que pueden derivarse del ejercicio?

R.— Sin duda. Es un campo que todos vemos cada vez más claro pero falta información, formación y también concienciación. En ese sentido creo que este tipo de simposios son muy necesarios, porque la difusión y la formación son importantes.

P.— El simposio puede seguirse online de manera gratuita. ¿Piensa que el medio digital puede ser, o es ya, el futuro de la formación continua para los profesionales sanitarios?

R.— Con la situación que hemos vivido durante la pandemia muchas cosas han cambiado. Algunas han podido empeorar, pero otras nos han enseñado a redefinirnos. En la formación es fundamental la actividad presencial porque aporta la cercanía humana, pero también se debe tener en cuenta que hay gente que no puede viajar por cuestiones de localización. No todo el mundo vive en Madrid o Barcelona, que es donde suelen hacerse estos congresos, y la parte virtual aporta una gran ayuda, permitiendo no sólo salvar las distancias sino también tener flexibilidad para acceder a los contenidos.

Deja un comentario

Ayúdanos a mejorar

Contesta nuestro cuestionario para ayúdarnos a mejorar. Colabora con Educa-med para así poder continuar ofreciendo el más alto nivel de formación científica y promover la excelencia en la formación de los profesionales sanitarios.

Ayúdanos
Ir arriba