fbpx

“La segunda edición del curso de cáncer renal y de vejiga servirá para presentar las muchas novedades de los últimos meses”

Álvaro Pinto, oncólogo médico del Hospital La Paz codirige una jornada presencial y online que este año presenta su versión más ambiciosa con la intención de generar debate entre los profesionales
El oncólogo Álvaro Pinto, codirector del curso de cáncer renal y de vejiga.

La segunda edición del Curso de Especialización en Cáncer Renal y de Vejiga tendrá lugar el próximo 10 de junio en formatos presencial y online a través de Educa-Med. El oncólogo médico del Hospital La Paz Álvaro Pinto —que codirige el evento con el urólogo Mario Álvarez Maestro— confía en que las múltiples novedades que han surgido en los últimos meses respecto a ambos tumores sirvan para alimentar el debate entre los profesionales que acudan a esta cita.

PREGUNTA.— ¿Qué balance hace de la primera edición celebrada el pasado año?

RESPUESTA.— Por un lado destacaría la colaboración y el nivel de los ponentes, que resumieron muy bien las novedades y las principales actualizaciones del tratamiento del cáncer renal y de vejiga en el último año. Y también, por otro, el interés que despertó la información, no sólo entre oncólogos, sino también en urólogos y otras especialidades involucradas en el manejo de estos pacientes. Por todas esas razones hemos decidido realizarlo otra vez este año.

P.— ¿Cuáles son las principales novedades que se han introducido para este segundo curso?

R.— El año pasado decidimos hacerlo virtual por la situación pandémica, pero ahora queremos hacerlo también presencial. Pensamos que, sobre todo para quienes se puedan desplazar, las discusiones y las preguntas —para las que hemos querido reservar mucho tiempo después de cada mesa— se enriquecen más estando presentes en la sala. Por eso este año hemos querido añadir también el formato presencial.

P.— Además, el curso se ha concentrado en una jornada y se ha ampliado el número de horas.

R.— Sí, porque si uno lo mira en retrospectiva, hay mucho de lo que hablar. Se han producido —y realmente es muy buena noticia— muchas novedades en los últimos meses, tanto en cáncer renal como de vejiga. Y por otro lado, queríamos hacerlo todo en un día para no sobrecargar a la gente. Somos conscientes de que tenemos agendas muy llenas de iniciativas formativas y de investigación. Por ello, creo que pedir el compromiso de los ponentes y de los asistentes para un único día de forma presencial facilita que los interesados puedan asistir, disfrutar y sacar provecho de la jornada.

P.— Hablando precisamente de las novedades, ¿cuáles cree que serán los puntos que despertarán mayor interés durante el curso?

R.— En cuanto al cáncer renal, sobre todo la aparición del tratamiento adyuvante con Pembrolizumab en pacientes con cáncer renal operado que, por primera vez, consigue demostrar una disminución en el riesgo de recaída. Yo creo que eso es un escenario nuevo con el que no contábamos hasta ahora y que, aparte de haber generado datos, también ha despertado mucha controversia y seguro que dará juego en el debate posterior. Además, todas las opciones de tratamiento en primera línea de la enfermedad, metastásica intentando individualizar el tratamiento a los pacientes. También hemos obtenido datos nuevos este año de tripletes en primera línea de cáncer renal que, igualmente, resultan bastante controvertidos y probablemente darán bastante de que hablar. Respecto al cáncer de vejiga, se va conformando el papel de la inmunoterapia como estrategia en todas las fases de la enfermedad, desde las más precoces hasta la adyuvancia y la enfermedad metastásica. Y también tenemos llegada de nuevos fármacos como los ADCs o los anticuerpos dirigidos como Enfortumab y otros que saldrán en un futuro muy cercano y que nos van a suponer unas nuevas alternativas terapéuticas de las que hasta ahora no disponíamos. Por todo ello, insisto, creemos que el curso tiene interés. Sobre todo porque se trata de enfermedades frecuentes y prevalentes, que han cambiado mucho su manejo terapéutico y diagnóstico en los últimos dos tres años.

P.— ¿Cuál es la incidencia de este tipo de cánceres en España?

R.— El cáncer de vejiga es posiblemente uno de los grandes desconocidos, porque después de los cuatro grandes que todo el mundo tiene en la cabeza —mama, colon, próstata y pulmón— es el quinto y a muy poca distancia de ellos. Se trata de un tumor muy incidente que tiene muchos casos nuevos al año y es muy prevalente porque los pacientes viven durante mucho tiempo con él y tampoco existen tantas alternativas de tratamiento sistémico. Por esa razón nos gustaría que el curso sirviera también incluso de concienciación sobre este tumor y para generar conocimiento, porque, como digo, es muy frecuente. Por otro lado, es cierto que el cáncer renal es menos frecuente —estaríamos hablando de aproximadamente el noveno o décimo tumor en incidencia en nuestro país— pero también es un tumor para el que hasta hace una década larga no teníamos absolutamente ninguna opción eficaz de tratamiento sistémico. Entonces, es verdad que en esta década estamos asistiendo a una revolución en el tratamiento de los pacientes y que además cada año hay cosas nuevas, con lo cual es más importante que nunca estar al día.

P.— ¿En qué criterio se han basado para elegir a los ponentes?

R.— Lo primero es contar con gente que vea la atención a estos pacientes como la vemos el doctor Álvarez Maestro y yo, que somos los organizadores. Es decir, que tengan un planteamiento necesariamente multidisciplinar, puesto que no es una cuestión de una especialidad concreta o de otra. Según las diferentes fases de la enfermedad, habrá unas especialidades que tendrán más protagonismo o más relevancia, pero al final todos tenemos que trabajar juntos. Eso sería por tanto el primer factor, buscar profesionales que lo vean de la misma manera y que trabajen con otros especialistas en sus centros sanitarios. Hemos querido coger a personas con las que trabajamos en proyectos de investigación de forma conjunta, que sabemos que ven pacientes y conocen de lo que hablan. No se trata de contar o no con ‘nombres’, sino simplemente de traer gente que sabemos que está al día de lo que va a exponer, porque es lo que hace en su práctica clínica y que está muy involucrada en ensayos clínicos y proyectos de investigación. Queremos agradecerles su colaboración, sin ninguna duda, porque respondieron muy rápido y todos ellos estaban encantados de participar. Así que también el éxito que pueda tener esta reunión es en buena parte gracias a ellos.

P.— ¿El planteamiento sigue siendo eminentemente práctico y abierto a la discusión?

R.— Ya se ve en el programa: hay presentaciones que actualizan los conocimientos y son necesarias para situar a la audiencia, porque no todos probablemente tendrán el mismo nivel de experiencia o de conocimiento de la patología, pero realmente son charlas cortas. Luego sí que queremos dejar mucho tiempo para discusión,  preguntas, aclarar dudas, y compartir opiniones porque son, como decía al principio, temas controvertidos. Probablemente no todos opinamos lo mismo, pero yo creo que somn positivos estos foros donde se pueden intercambiar opiniones de una forma tranquila, sin cortapisas.

P.— ¿Dónde ve el futuro? ¿Cuáles son los avances que cree que pueden darnos ‘buenas noticias’ en los próximos años?

R.— Para la tercera edición del curso que haremos el año que viene, yo espero que podamos contar cosas no sólo sobre nuevos tratamientos, que también es positivo, sino sobre nuevos biomarcadores que realmente nos permitan saber qué paciente se va a beneficiar más de cada tratamiento. Porque es verdad que a día de hoy, salvo contadas excepciones, no tenemos muchos biomarcadores validados y que se puedan usar en la práctica clínica para ayudarnos a decidir qué paciente va a ir mejor con uno u otro tratamiento. Y es verdad, insisto, que es bueno tener nuevos tratamientos, pero sería estupendo contar con algo que nos diga este paciente tiene más probabilidades de ir bien con este tratamiento que con este otro. No tratar a ciegas.

P.— ¿Cree que el formato online puede ser el ideal para la formación continua de los profesionales médicos?

R.— Yo pienso que sí. Ha tenido un impulso por la situación que hemos vivido, pero yo creo que ha llegado para quedarse. Realmente el formato online y el presencial pueden ser complementarios. En algunos foros o según el objetivo de la reunión, lo presencial puede tener un interés importante, pero en muchas ocasiones la virtualidad aumenta la accesibilidad y la disponibilidad de la audiencia a conectarse en directo o incluso a verlo con posterioridad cuando lo considere más oportuno.

Cursos

Inscripción abierta

I Curso de especialización en cáncer renal y cáncer de vejiga

educa-med
40,00

Deja un comentario

Scroll al inicio