fbpx

“Ayudar a los pacientes oncológicos es una obligación moral. A través de Educa-Med la labor de UAPO tendrá más repercusión”

La Fundación UAPO se alía con Educa-Med para la difusión online de talleres y actividades. Su director, Javier Cánovas, asegura que este acuerdo servirá para divulgar la evidencia científica que hay detrás de su trabajo con los enfermos de cáncer
Javier Cánovas, director de la Fundación UAPO.
Javier Cánovas, director de la Fundación UAPO.

La Fundación UAPO (Unidad de Apoyo al Paciente Oncológico) cumplirá pronto dos años de vida dedicados a mejorar el estado físico y mental de los enfermos de cáncer a través de la práctica del ejercicio y de unas pautas de vida saludable. Un acuerdo recién firmado con Educa-Med le dará ahora una plataforma propia online desde la que poder difundir sus actividades y conectar de manera más directa con sus 12.000 socios. Así lo explica, en conversación con EDUCA-NEWS, su director, Javier Cánovas.

PREGUNTA.— ¿Cómo surge esta colaboración con Educa-Med?

RESPUESTA.— Todo nace a raíz del II Simposio de Ejercicio y Cáncer + Alimentación al que asistimos en Madrid, en la Universidad Europea. Nos abrieron la puerta y vimos que era una vía de formación, un canal de comunicación tanto para pacientes como no pacientes, y vimos que se trataba de una empresa seria, responsable e implicada con el proyecto. De hecho han sido los primeros que se pusieron en contacto con nosotros y confiaron en este proyecto que ya es una realidad. De modo que esperamos, a través de Educa-Med, divulgar todo este tratamiento integral que hacemos con los pacientes oncológicos.

P.— ¿Con qué actividades arrancará la alianza entre UAPO y Educa-Med?

R.— De momento, vamos a ofrecer de manera programada talleres online con píldoras formativas, en los que vamos a abordar diferentes temas relacionados con el tratamiento que se hace en la UAPO y demostrar la evidencia científica de todo nuestro trabajo. Los socios de la Fundación podrán acceder a ellos con un descuento considerable que les permitirá recibir ese tipo de información.

P.— En el primero de ellos, previsto para el 16 de febrero, se hablará de las dificultades que encuentran los pacientes oncológicos en las relaciones sexuales. ¿Cuál será el planteamiento?

R.— Lo que intentamos es aclarar los problemas que tienen los pacientes de cáncer a la hora de mantener relaciones. Hay que tener en cuenta que uno de los efectos, cuando reciben esos tratamientos tan agresivos, son dolores genitales persistentes y recurrentes justo antes o después de las relaciones sexuales. Nuestro objetivo es orientar al paciente oncológico y enseñarle cómo afrontar ese problema.

P.— ¿Cree que este salto al medio online con Educa-Med servirá para amplificar el mensaje de la fundación?

R.— Efectivamente. Nosotros dependemos de las donaciones de socios y empresas que quieren colaborar en el desarrollo de este proyecto. Y la idea que tenemos con Educa-Med es, en primer lugar, formar a la gente. Ayudar a los pacientes oncológicos es una obligación moral y social que debemos tener todos y esperamos que a través de Educa-Med nuestra labor llegue al mayor número de gente posible y tenga una repercusión social para que se animen a colaborar con nosotros.

Imagen de las instalaciones de la Fundación UAPO.
Imagen de las instalaciones de la Fundación UAPO.

P.— Hablemos de la Fundación. ¿Cómo nace y qué funciones cumple?

R.— UAPO es una fundación sin ánimo de lucro que nació en agosto de 2021 como consecuencia de la enfermedad del médico Jesús Candel, más conocido como ‘Spiriman’, que padecía un cáncer de pulmón en estadio cuatro. Al principio íbamos a empezar un proyecto de investigación con la Universidad de Granada, pero Jesús decidió que deberíamos investigar y dar un servicio al paciente oncológico de manera integral a través de la Oncología Integrativa. Así surgió la idea y la pusimos en marcha, con el objetivo de tratar al paciente de manera integral y gratuita a través del ejercicio físico, la fisioterapia, la gestión del estrés y la nutrición. Al final, la Oncología Integrativa es un tratamiento coadyuvante al tratamiento médico que reciben los pacientes, y que a veces es tan agresivo. Tratamos de ayudarles para mejorar, sobre todo, su calidad de vida.

P.— ¿En qué ciudades está presente y cuánta gente pasa por sus instalaciones diariamente?

R.— Estamos en Granada, que es la central, y también en Madrid, con unas instalaciones ubicadas en Colmenar Viejo, y en Málaga. A día de hoy estamos tratando en Granada a 400 pacientes con una lista de espera de 278. En Málaga están tratando a 80 pacientes, con lista de espera de aproximadamente otros 100. Y en Madrid, que es la última incorporación a la Fundación, las actividades comenzaron aproximadamente entre los meses de septiembre y octubre, están tratando a unos 120 pacientes con una lista de espera de unos 60.

P.— ¿Con cuántos socios cuentan y qué beneficios obtienen al unirse a la Fundación?

R.— Actualmente UAPO tiene unos 12.000 socios. Todos los pacientes oncológicos tienen un tratamiento completamente gratuito, y el socio lo que consigue es contribuir a que podamos llevar a cabo este tipo de tareas, o sea, el atender al paciente oncológico de manera integral y sin necesidad de pagar nada. Porque es muy cierto que el cáncer no entiende de dinero ni de clases sociales. En ese sentido, la labor de la Fundación abre la posibilidad para los pacientes de recibir un tratamiento que, si lo hiciese de manera privada resultaría inalcanzable para muchos de ellos.

Javier Cánovas (dcha.) y Jesús Candel.
Javier Cánovas (dcha.) y Jesús Candel.

P.— ¿Cómo valoran a los pacientes cuando llegan por primera vez a la Fundación?

R.— El paciente, cuando llega a la unidad UAPO, lo primero que tiene que entregar es su documentación, que incluye la historia clínica, su última analítica y un consentimiento informado. A partir de ahí se somete a una evaluación inicial a través de la cual medimos todas las variables teniendo en cuenta la historia. Y esa última analítica pasa otra valoración por parte del fisioterapeuta y de los entrenadores. Hay que comprobar también qué clase de condición física trae el paciente, a nivel nutricional y a nivel psicológico. En base a ese conjunto de parámetros que medimos, nos reunimos todo el equipo y determinamos qué tratamiento debe recibir ese paciente, pero siempre de manera integral y de manera individualizada.

P.— ¿Cómo cambia el ejercicio la vida de los pacientes de cáncer?

R.— Es curioso, porque el primer efecto que tiene es a un nivel emocional. Hay que tener en cuenta que, para un paciente oncológico, recibir la trágica noticia de que tiene cáncer es un golpe emocional muy duro, no sólo para él sino también para la familia. Entonces llega a la unidad esperando un ambiente como de hospital y es todo lo contrario. Al final, lo que encuentra allí es una comunidad de pacientes oncológicos donde se encuentra ubicado. Así que en esa primera semana ya notamos sobre todo cambios emocionales. Y después nuestro objetivo principal es preservar esa masa muscular, como órgano endocrino más grande que tenemos, para paliar los efectos secundarios que tiene el cáncer.

Deja un comentario

Scroll al inicio