fbpx

La prehabilitación ‘revoluciona’ la preparación de los pacientes antes de una intervención quirúrgica

Educa-Med dedica el martes 16 de noviembre una jornada de expertos a esta práctica multidisciplinar que se centra en el estado físico y mental de quienes deben afrontar tratamientos invasivos
La prehabilitación ‘revoluciona’ la preparación de los pacientes antes de una intervención quirúrgica
Imagen de una intervención quirúrgica.

Enfrentarse a una operación quirúrgica de importancia puede ser una experiencia muy exigente para algunos pacientes. Una vez que han sido diagnosticados, lo habitual es que el siguiente paso sea ya el tratamiento en el quirófano. Sin embargo, una nueva estrategia médica pretende crear una etapa intermedia en la que los especialistas analicen el estado físico y mental del enfermo y propongan pautas para mejorarlo antes de que se someta a la cirugía.

Se trata de la prehabilitación, «un nuevo estándar de cuidados que aplicamos no sólo a pacientes quirúrgicos, sino también en otro tipo de tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia». Así lo explica el doctor Carlos Cerdán Santacruz, coordinador del programa de prehabilitación en el Hospital Universitario de la Princesa en Madrid.  

Cerdán es, además, uno de los ponentes en la Jornada de Expertos que EDUCA-MED dedicará a esta práctica el martes 16 de noviembre. Será un evento gratuito que se podrá seguir online y en el que participarán también Mónica Millán Scheiding (Hospital La Fe, Valencia), Carlos Alfredo Fraile Olivero (Hospital San Carlos, Madrid), Elena Pérez Menéndez (Hospital Gregorio Marañón, Madrid), Lara Blanco Terés (Hospital de la Princesa, Madrid), Raquel Ramírez Martín (Hospital La Paz, Madrid) y Juan Antonio Mainez Rodríguez (Hospital La Paz, Madrid).

El tiempo que transcurría entre el diagnóstico y la intervención, afirma Carlos Cerdán, «normalmente se reducía a una espera y nunca se aprovechaba para nada». En ese sentido, la prehabilitación ha supuesto una «revolución». Ahora, señala este especialista, «nos dedicamos a analizar diferentes aspectos de cada paciente que les pueden hacer más frágiles frente a los tratamientos e intentamos revertirlos».

Ello implica, por ejemplo, «eliminar hábitos de vida tóxicos o reducir algunas medicaciones que puedan no ser necesarias en personas de más edad. En cuanto a la actividad física, valoramos si se pueden beneficiar de un programa de ejercicios reglado para ganar en capacidad funcional y mejorar la situación cardiovascular preoperatoria. Y desde el punto de vista nutricional, se estudia si existen déficits que sea preciso suplementar de forma específica», asegura Cerdán. Sobre todo, añade, «en pacientes oncológicos y aquellos más frágiles, que precisan de suplementos para lograr unos niveles adecuados antes de afrontar una cirugía y que de otra forma sería muy difícil que los consiguieran».

La prehabilitación ‘revoluciona’ la preparación de los pacientes antes de una intervención quirúrgica
Carlos Cerdán, coordinador del programa de prehabilitación en el Hospital de la Princesa (Madrid).

Otro aspecto importante es «ayudarles a manejar el estrés y la ansiedad que puedan surgir. Se elaboran unas escalas para comprobar si hay un problema de estado de ánimo y si es así se les proporcionan herramientas para trabajar en ello», apunta.

La prehabilitación se está empleando principalmente en pacientes oncológicos porque, explica Cerdán, «la presencia de un tumor tiene unas repercusiones fisiológicas y consume recursos del paciente que deberían ir por otras vías. Y tendría que aplicarse también de forma habitual a los pacientes más frágiles».

Esta práctica, afirma, «es de las líneas que se están priorizando en todos los hospitales. Sin embargo, se trata también de programas muy exigentes ya que requieren una multidisciplinariedad y no resulta sencillo». De ahí la importancia de jornadas como la que este martes celebra EDUCA-MED y que, según Cerdán, tendrá un carácter eminentemente divulgativo. «La charla se centrará en la importancia de que empecemos a generalizar este tipo de métodos. Habrá un resumen de los beneficios y también se hablará de formación, de las dificultades que suelen aparecer y las pautas para vencerlas».

¿Y qué opinan los pacientes? Algunos, señala Cerdán, «lo que pretenden, quizá por desconocimiento, es resolver su problema con premura. Hay quien se siente bien y lo considera innecesario, y entonces hay que tener una conversación con ellos. Los que sí lo hacen están bastante satisfechos con los resultados y, como mencionan algunos autores, disfrutan de ventajas adicionales porque se está invirtiendo en cambios de hábitos saludables». Es lo que sucedió, recuerda, con un paciente de 87 años «al que estuvimos a punto de no operar. Después de la operación se marchó a casa sin complicaciones y, cuando venía a la consulta durante el seguimiento, me decía que seguía haciendo su ratito de bici porque desde que llevaba una vida más activa se encontraba mejor».

Deja un comentario

Ayúdanos a mejorar

Contesta nuestro cuestionario para ayúdarnos a mejorar. Colabora con Educa-med para así poder continuar ofreciendo el más alto nivel de formación científica y promover la excelencia en la formación de los profesionales sanitarios.

Ayúdanos
Ir arriba